Descubre

Las 7 islas extraordinarias de Chile

Las 7 islas extraordinarias de Chile

Chile tiene 4.300 kilómetros de costa y una riqueza excepcional en territorios insulares. Te sorprenderá saber que el país tiene contabilizadas 3.739 islas, sin contar los islotes de menos de un kilómetro cuadrado que suman otros dos millares. A pesar de ello, la proporción de población que habita en islas es muy reducida, y nos brinda la oportunidad de descubrir parajes casi vírgenes, abrazados por el omnipresente océano Pacífico. Acá, nuestra selección de mejores islas de Chile.


1. Isla Damas

rsz_isla-damas-chile

Cómo llegar: A 130 kms al norte de La Serena, desde Punta de Choros, salen las embarcaciones hacia esta Reserva.

Atractivos: Fauna y playas paradisíacas.

Es una de las tres islas (junto con Choros y Chañaral) que conforman la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, de más de 800 hectáreas de extensión. Al estar supervisadas por la Conaf, las embarcaciones inicialmente bordean las islas repletas de vida: lobos marinos, delfines, nutrias marinas, aves y el pingüino de Humboldt, que forma grandes colonias acá. En Isla Damas se permite desembarcar para gozar del entorno natural y yacer en sus playas de arena blanca y aguas turquesas (el baño fue recientemente prohibido para preservar los ecosistemas marinos del lugar).

2.  Robinson Crusoe

rsz_robinson-crusoe-isla

Cómo llegar: Vuelos semanales desde el aérodromo de Tobalaba (Santiago). Buque de la Armada desde Valparaíso.

Atractivos principales: Flora y fauna endémica. Paisajes.

La mayor de las tres islas del Archipiélago Juan Fernández recibe este nombre, porque fue donde el marinero escocés Alejandro Selkirk sobrevivió en solitario tras un naufragio, e inspiró la famosa novela de Daniel Defoe (Robinson Crusoe). La isla es Reserva de la Biosfera, ya que tiene una flora con uno de los índices de endemismo más altos del mundo (64%). Sus paisajes, con descomunales acantilados, te cortarán la respiración.


banner salar de uyuni

3.  Isla de Pascua

rsz_isla-pascua-chile

Cómo llegar: Vuelos diarios desde Santiago.

Atractivos principales: Moais, cultura Rapa Nui.

A 3.800 kms de la costa chilena, es la isla más remota del mundo. Este lugar mágico, anexionado por Chile en 1888, es famoso internacionalmente por sus misteriosas esculturas de piedra monolíticas, diseminadas por todo su territorio. Es aún un misterio cómo los nativos pudieron tallar más de 8 centenares de figuras gigantescas y transportarlas con su tecnología rudimentaria. La cultura polinésica Rapa Nui tiene características muy diferentes a las del Chile continental. El mirador del volcán Rano Kau (foto de portada) es sin duda uno de los mejores del país.

4. Isla Mocha

rsz_isla-mocha-bosque-chile

Cómo llegar: En embarcación, salidas desde Tirúa (3 horas aprox) o en avionetas.

Atractivos principales: Paisajes vírgenes, aislamiento.

La famosa novela de Herman Melville “Moby Dick” (1851) fue inspirada en la que originariamente era Mocha Dick, un cachalote gigante albino que rondaba estas aguas. La isla, con un largo historial de naufragios e incursiones piratas, fue deshabitada a la fuerza en el siglo XVI y, quizás gracias a ello, hoy el 45% de su territorio es una Reserva Nacional que destaca por su buena preservación. Largas playas vírgenes y poca presencia humana, hacen de este el lugar perfecto para quien quiera alejarse de todo.

 

5. Chiloé

rsz_1isla-chiloé-chile

Cómo llegar: Vuelos diarios de Santiago al aeropuerto de Castro. Desde Pargua (60 kms de Puerto Montt) sale el trasbordador que cruza personas y vehículos a través del canal de Chacao.

Atractivos principales: Paisajes, cultura y tradiciones chilotas.

La Isla Grande de Chiloé, de 180 kms de longitud, es la mayor de este magnífico archipiélago que esconde otras joyas insulares como Isla Lemuy, Isla Quinchao e Isla Melinca. Cerca de una tercera parte del territorio chilote, son parques nacionales y reservas de frondosos bosques valdivianos. Los 168.000 habitantes de esta isla, se distinguen por una cultura y carácter muy particulares, con un fervor religioso y tradiciones culturales y mitológicas muy arraigadas. No hay que perderse sus palafitos y magníficas iglesias construidas en pura madera.

6. Isla Wellington

rsz_isla-wellington-puerto-edén

Cómo llegar: Desde Puerto Natales en embarcación.

Atractivos: Paraje remoto y salvaje.

Puede que no sepan nada de esta isla de la Provincia Última Esperanza, pero es la tercera mayor de Chile con una extensión de más de 5.500 km², en el corazón del Parque Nacional Bernardo O’Higgins. Isla Wellington tiene uno de los entornos más vírgenes del planeta, repleto de vegetación y fauna endémica. Cuenta también con el Glaciar Pío XI, una gigantesca masa de hielo que nace en el Campo de Hielo Sur y se expande hasta convertirse en el mayor de toda Sudamérica. En Puerto Edén (250 habitantes), encontrarás la mayor parte de la presencia humana de la isla.

7. Isla Navarino

rsz_isla-navarino-dientes-de-navarino-chile_5

Cómo llegar: Vuelos desde Punta Arenas hasta el aeródromo de Puerto Williams. / En embarcación desde Punta Arenas o Ushuaia (ARG), hasta Puerto Williams.

Atractivos: El trekking más austral del mundo.

A solo 30 kilómetros por encima del Cabo de Hornos, encontramos la Isla Navarino, con el pueblo más austral de América: Puerto Williams. Esta isla forma parte del Archipiélago Tierra de Fuego y, a pesar de sus latitudes extremas (10 grados como temperatura máxima), goza de una gran riqueza de flora y fauna (sobretodo marina). Uno de los mayores tesoros de la isla son los Dientes de Navarino, un magnífico trekking de 4 días entre cimas, vistas al canal Beagle, lagunas y enormes farellones rocosos.  


Si te gusta viajar y descubrir lugares, te interesarán nuestras redes sociales. ¡Regálanos un “Me Gusta” en nuestra Fan Page de Facebook o hazte seguidor en Twitter! 


Si has estado en otras islas espectaculares de Chile, comenta a continuación para toda nuestra comunidad viajera.


¿Te interesó este artículo? ¡prémianos con 5 estrellas!

Tour Machu Picchu y Valle Sagrado

Descubre

Periodista que se aburrió de estar sentado en una redacción obligado a escribir sobre asuntos que no interesaban a nadie. Renunció y dedicó un año entero a su pasión: viajar. A su vuelta, decidió especializarse en contenidos sobre turismo y aventuras. Y este es el resultado.

Más en Descubre