Qué hacer en París: planes turísticos y no turísticos para tu visita

0
286
Paris
Paris

Oh là là! Si has llegado hasta aquí, es porque estás un poquito más cerca de tu viaje a París. ¡Qué emoción! La Ciudad del amor está en la lista de prácticamente todos los amantes de los viajes y no es para menos; su arquitectura te dejará con dolor de cuello de tanto mirar para arriba, su comida le dará un sabor increíble a tus vacaciones y su ambiente hará que quieras mudarte ya mismo a la capital francesa.

París es de esos destinos que tienes que visitar al menos una vez en la vida y a los que debes ir teniendo en mente que vas a darte buenas caminatas, porque, sí o sí, tienes que aprovechar tus días al máximo para poder ver todo lo que puedas.

Para que te organices bien, hemos preparado esta guía en la que te damos los datos clave sobre los lugares turísticos más importantes de la ciudad, pero también te damos algunos consejos de actividades y sitios más locales, en los que podrás conocer y experimentar la verdadera vida parisina.


Qué ver y hacer en París

Torre Eiffel

Por supuesto, tenemos que empezar esta guía con el símbolo de París, la Torre Eiffel. ¿Sabías que esta construcción iba a estar en la ciudad solo de manera temporal? Se instaló para la Exposición Universal de 1889 y, aunque al principio tuvo algunos detractores, finalmente la entonces nombrada como Tour de 300 mètres (Torre de 300 metros) se quedó en la ciudad y se convirtió en la imagen no solo de París sino de toda Francia.

Hay mucha historia detrás de la Torre Eiffel, pero aquí vamos a centrarnos en contarte los trucos que necesitas saber para visitarla. La Torre Eiffel es uno de los monumentos más visitados del mundo, esto se traduce a muchísima gente a todas horas en este lugar. Para maximizar el tiempo de tu visita, es clave que vayas con las entradas compradas.

A la hora de comprar tus entradas para la Torre Eiffel tienes que tomar dos decisiones: hasta dónde quieres subir y cómo quieres hacerlo. Nuestra recomendación es que escojas la entrada para poder acceder a lo más alto de la torre, a más de 300 metros de altitud, y que, si estás en buena forma, hagas el tramo hasta el segundo piso caminando. Así, no sólo te ahorrarás esperar las filas de los ascensores, que suelen ser largas, sino también conseguirás entradas más baratas y podrás ir parando en los puntos que quieras para disfrutar de las vistas en los diferentes niveles de la torre.

Dependiendo de la entrada que elijas y de otros factores como la edad, pagarás un precio u otro. La entrada general (adulto) está entre los 18 y los 30 euros.

Además, te recomendamos que calcules tu visita a la Torre Eiffel para llegar a la cima un poco antes del atardecer, así podrás ver la ciudad tanto de día, con todo el movimiento que la caracteriza, como de noche, con sus edificios iluminados.

Si quieres disfrutar de la experiencia completa, te recomendamos nuestra visita de la mano de un guía, que te resolverá todas las dudas que te surjan cuando te adentres en esta impresionante construcción.

Plaza del Trocadero

La Torre Eiffel también merece ser vista de día y de noche, cuando la engalanan de arriba a abajo con luces que en ocasiones son de colores. Una de las mejores formas de hacerlo es ir a la Plaza del Trocadero, un lugar con mucha historia, que en la actualidad es conocido por ofrecer una de las vistas más impresionantes de la Torre Eiffel.

Nuestra recomendación es que vayas a este lugar tanto de día como de noche, con paciencia y tiempo, porque hay bastante gente, y con el teléfono con mucho espacio para hacer todas las fotos que quieras (ya te adelantamos que van a ser muchas).

Estatua de la Libertad

¿Estatua de la Libertad en París? Sí, estás leyendo bien. La famosísima Estatua de la Libertad de Nueva York fue creada en París y el Gobierno de entonces decidió regalársela a Estados Unidos con motivo del centenario de su independencia. Años después, los franceses residentes en Estados Unidos tuvieron la idea de conmemorar el aniversario de la Revolución francesa haciendo llegar a París una estatua prácticamente igual, aunque de un tamaño menor. Así, estas dos estatuas representarían las unión entre los dos pueblos.

La Estatua de la Libertad de París está ubicada en la isla de los Cisnes (île aux Cygnes). En sus inicios, se encontraba mirando al centro de la ciudad, pero decidieron cambiarla y orientarla hacia al oeste, para que así estuviera de cara a su melliza estadounidense.

Si te parece interesante esta historia y quieres conocer la Estatua de la Libertad parisina, puedes llegar andando hasta ella en un paseo de menos de media hora desde la Torre Eiffel.

Arco del Triunfo

El Arco del Triunfo es otro de los monumentos más representativos de París. Su construcción comenzó en 1806 por orden de Napoleón y terminó 30 años después bajo el mandato del rey Luis Felipe I. Este monumento es un homenaje a los caídos durante la Revolución francesa y las guerras napoleónicas y está lleno de detalles curiosos y significativos, como la tumba del soldado desconocido, que puedes visitar de manera gratuita, y la llama eterna.

Dentro del Arco del Triunfo hay una serie de salas a las que se puede acceder y en lo más alto hay una azotea con una panorámica increíble de la ciudad. El precio de la entrada general es de 13 euros, es gratis para europeos y residentes en Francia de entre 18 y 25 años y, si tienes la suerte de estar en París el primer domingo de enero, febrero, marzo, noviembre y diciembre, también puedes acceder de manera gratuita.

Plaza de la Concordia

Desde el Arco del Triunfo hasta la plaza de la Concordia te espera un recorrido por una de las avenidas más famosas del mundo, los Campos Elíseos. Cuando vayas de un punto a otro, aprovecha para disfrutar de esta calle, repleta de tiendas, teatros, cafeterías…, y por supuesto, no te pierdas las famosas Galerías Lafayette, todo un símbolo del lujo y de la moda no sólo francesa, sino también europea.

Al final de tu paseo por los Campos Elíseos llegarás a la plaza de la Concordia, un lugar en el que la primera piedra se puso en el año 1748 y que con el paso del tiempo se fue llenando de construcciones que serían testigos de momentos importantísimos de la historia de Francia. Por ejemplo, este era uno de los puntos de encuentro más comunes entre los participantes de la Revolución francesa. Además, en pleno centro de la plaza se halla el Obelisco de Luxor, proveniente del templo del mismo nombre, que regaló el virrey egipcio Mehmet Alí a Francia en 1830.

Desde la plaza de la Concordia podrás acceder a los jardines de las Tullerías, los primeros jardines públicos de París y el lugar perfecto para hacer una parada y descansar de tu caminata por la ciudad.

Museos

Por supuesto, no se puede hablar de París sin mencionar sus museos. Los más importantes, y que seguro ya conocerás, son el Louvre, con obras anteriores al impresionismo como la misteriosa Mona Lisa, el Museo de Orsay, con una de las colecciones impresionistas más importantes del mundo, y el Centro Pompidou, con obras de artistas modernos como Frida Kahlo, Henri Matisse y Pablo Picasso.

Louvre

El Louvre es el museo más visitado del mundo, un dato que tienes que tener en mente cuando organices tu viaje a París. Si quieres conocer esta pinacoteca, lo primero que te recomendamos es que compres tu entrada por internet, así evitarás las inmensas colas de hacerlo allí. Además, tienes que tener en cuenta que este museo cierra todos los martes y que se trata de un lugar inmenso que te puede tomar horas visitar, por lo que no está de más que lleves una idea de los cuadros que te gustaría ver y que los tengas más o menos localizados en el mapa.

También puedes optar por contratar nuestra visita al Louvre, que incluye entrada directa y guía especialista en arte. Si prefieres visitarlo por tu cuenta, te contamos que el precio de la entrada general es de 22 euros, pero puedes acceder de manera gratuita el primer viernes de cada mes a partir de las 18:00 (excepto en julio y agosto). Eso sí, como te imaginarás, la fila que se forma durante esos días es inimaginable.

Museo de Orsay

Al contrario que el Louvre, la colección del Museo de Orsay empieza en el impresionismo y se centra principalmente en esta etapa de la historia del arte. Esta pinacoteca cierra todos los lunes y el precio de entrada general es de 16 euros. Puedes acceder por 12 euros durante la tarifa nocturna (los jueves a partir de las 18:00) y de manera gratuita el primer domingo de cada mes (tienes que hacer una reserva en su página web).

Mientras muchos lugares turísticos del mundo tienen un precio más bajo si compras las entradas por internet que si lo haces in situ, en el Museo de Orsay ocurre lo contrario, si lo compras allí, te sale dos euros más barata.

Centro Pompidou

Los amantes del arte moderno y contemporáneo que visiten París no pueden perderse el Centro Pompidou, un espacio de arte en el que no solo encontrarás pinturas, sino también fotografías, obras de arte visual y mucho más. El precio de la entrada es de 15 euros, aunque hay algunas secciones a las que se puede acceder de manera gratuita. Si quieres visitar el museo gratis, planifica tu visita para el primer domingo del mes. Además, ten en cuenta que, al igual que el Louvre, este lugar cierra todos los martes.

Notre Dame

En 2019, miles de personas en el mundo nos quedamos impactadas mientras veíamos como Notre Dame ardía. Personalmente y como amante de la arquitectura gótica, Notre Dame era mi parte favorita de París, en especial su parte trasera, repleta de arbotantes, y su impresionante rosetón. Desafortunadamente, la catedral sigue en reconstrucción y se encuentra cubierta casi por completo. Se espera que las obras terminen a finales de 2024.

Pero no dejes de visitar la isla de la Cité solo porque Notre Dame no esté disponible, ya que aquí se encuentra otra gran obra arquitectónica del gótico, la Sainte-Chapelle. La magnitud de sus vidrieras es totalmente abrumadora y te dejará sin palabras. El precio de la entrada es de 13 euros y merece totalmente la pena. Además, al igual que el Arco del Triunfo, puedes visitarla de manera gratuita el primer domingo de enero, febrero, marzo, noviembre y diciembre.

Panteón e iglesia de Saint-Étienne-du-Mont

Si hablamos de edificios impresionantes e imprescindibles que ver en París, es común que salga el Panteón. No es para menos, se trata de una gran construcción de estilo neoclásico, con columnas corintias y una imponente cúpula que, desde luego, tiene que destacarse. Pero lo que ocurre en ciudades como París es que, al centrarnos en lo más conocido, pasamos de largo por lugares preciosos, como es el caso, aquí, de la iglesia de Saint-Étienne-du-Mont.

Este templo gótico se encuentra a tan solo dos minutos del famoso Panteón y es impresionante tanto por dentro como por fuera. La entrada es gratuita así que no lo dudes, cuando visites esta zona de París, dedícale un tiempo a Saint-Étienne-du-Mont.

El barrio de Montmartre 

Montmartre es denominado como el barrio más bohemio de París. Sus calles, en la que los pintores cuentan con un papel protagonista, tienen un encanto especial. Son varios los puntos que sí o sí tienes que visitar en este barrio, así que apúntatelos en el mapa para no olvidarte de ninguno.

Sagrado Corazón

La basílica del Sacré-Cœur o Sagrado Corazón es la reina y señora de Montmartre. Coronando la colina del mismo nombre y tras subir alrededor de 300 escalones (también hay funicular) llegarás a este templo de estilo neobizantino, icono indudable del barrio. La entrada es totalmente gratuita, está abierta todos los días de 6:00 a 22:30 y también se puede acceder a la cúpula (de 9:00 a 20:30 de junio a septiembre, de 9:30 a 19:00 en marzo y abril y de 10:00 a 17:30 de noviembre a febrero).

Plaza de los pintores

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Javier Pina (@javiernapi)

Aunque la acumulación de turistas a veces nos hace pasar rápido por este tipo de espacios, te animamos a que le dediques un tiempo a la plaza de Montmartre en la que se reúnen un montón de pintores para mostrar sus creaciones e, incluso, hacer alguna que otra en vivo y en directo. Puedes encontrar verdaderas obras de arte y llevártelas a casa de recuerdo.

El París de Amélie Poulain

Los fans de la película de Amélie tienen un interés especial por visitar París y es que pueden conocer en primera persona algunos de los escenarios en los que la curiosa joven francesa pasaba sus días. Uno de ellos está recreado en una cafetería de la calle Lepic de Montmartre, que es igual al lugar de trabajo de Amélie. Siéntate, tómate un café au lait y siente como si estuvieras dentro de la propia película.

Muro de los «Te amo»

Si hay un lugar perfecto para aprender a decir te amo en diferentes idiomas, ese es París. En el barrio de Montmartre se encuentra el conocido como Muro de los «Te amo», una pared azul con esta frase escrita en un sinfín de idiomas de todo el mundo. Sin duda, este es uno de esos sitios infaltables en las fotos que vas a publicar en tu Instagram. Ve con quien quieras, tus amigas, tu pareja o en solitario, ¡porque hay amor de todo tipo y para todos!

Moulin Rouge

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Isabelle Ryr (@isa.belle0479)

¿Quién no ha oído hablar del famoso molino rojo de París? Personalmente, no es nada impresionante desde fuera, así que si no piensas ir a ver un espectáculo, no eres superfan de la película y no tienes mucho tiempo para visitar París, te recomiendo que no le des prioridad. Si por el contrario el Moulin Rouge es una de las razones por las que quieres visitar París, te aconsejamos que reserves las entradas con tiempo ya que, por ejemplo, las más baratas (espectáculo + champán), pueden agotarse rápido.

Librería Shakespeare and Company

Hemos hablado de lugares históricos de París y no podemos dejar de lado este símbolo de la ciudad. Sylvia Bleach abrió las puertas de Shakespeare and Company en 1919. Este lugar se caracterizaba por vender libros censurados y porque aquí se reunían escritores de la talla de Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald y James Joyce. En 1941, un oficial nazi llegó a la tienda, Bleach se negó a venderle un libro poniéndole la excusa de que era su última copia y dos semanas después el oficial volvió para cerrar la tienda.

Años más tarde, el periodista estadounidense George Whitman decidió volver a abrir este rincón literario de la ciudad, que quedó para siempre marcado como una representación de la lucha de Bleach. En la actualidad, cuenta con seis pisos y una cafetería, pero no pierde el encanto que le dio su primera dueña.

Catacumbas y cementerio de París

Sabemos que hay gente a la que le gusta visitar los cementerios de las ciudades a las que viaje. Si eres de ese grupo de personas, en París tienes dos puntos imprescindibles a los que ir: las catacumbas, en la zona sur de la ciudad, y el cementerio de Père-Lachaise, al este.

Las primeras son un auténtico laberinto subterráneo situado en las galerías de las antiguas canteras de la ciudad y repleto de cráneos y diversos huesos de humanos. El precio de la entrada general es de 29 euros (con audioguía) y abren de martes a domingo de 09:45 a 20:30 (las taquillas cierran a las 19:30). En cuanto al cementerio, en Père-Lachaise hay enterradas celebridades para todos los gustos, desde escritores como Honoré de Balzac o Molière, hasta músicos como Édith Piaf y Jim Morrison.

La vida a orillas del Sena

¿Alguna vez te has dado cuenta de lo mucho que le gusta a los franceses los picnics? De hecho, esta palabra viene directamente del término francés «pique-nique». Con esta pequeña curiosidad, ¿te imaginas un plan mejor que hacer un pícnic a orillas del Sena? Por supuesto que no pueden faltar el queso y el vino en tu cesta. Una vez que la tengas lista, dirígete a cualquier espacio que encuentres agradable al lado del río principal de la ciudad y disfruta de un plan auténticamente parisino. Aunque si de verdad quieres respirar ambiente local, puedes trasladar tu pícnic al canal de Saint Martin, uno de los puntos preferidos entre los franceses para pasar la tarde comiendo y bebiendo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Jean-Philippe Mattei (@capra311)

De vuelta en el Sena, date un tiempo para pasear tranquilamente y disfrutar de los buquinistas, es decir, los libreros que llevan años y años vendiendo libros al lado del Sena y que son, sin duda, unos de los personajes más característicos de la ciudad.

Además, si te apetece adentrarte a surcar el río y tener una vista diferente de la ciudad, te animamos a dar un paseo en barco, desde el que podrás ver construcciones como el Louvre o el Grand Palais.

Roland Garros

Los aficionados al tenis tienen una cita especial en París, ya que aquí se encuentra el estadio de Roland Garros, uno donde se celebra uno de los 5 Grand Slam. Si te gusta este deporte y tienes la suerte de visitar la capital francesa durante la celebración del Roland Garros, intenta conseguir una entrada y disfrútalo al máximo, pero si tu visita no coincide con este campeonato, siempre puedes quitarte la espinita haciendo una visita guiada por el estadio.

Qué ver cerca de París: excursiones de un día

Como has podido ver en lo que llevamos de artículo, París tiene infinidad de cosas por ver, así que queremos recomendarte alguna excursión que puedes hacer de medio día o un día en los alrededores de la ciudad y que son imprescindibles cuando visitas la capital de Francia.

Versalles

Aunque si te organizas bien puedes visitar Versalles en poco más de medio día, se trata de una excursión en la que caminarás mucho, recorriendo todos los palacios y jardines, por lo que acabarás con ganas de ir directamente al hotel cuando estés de vuelta en el centro de París.

Versalles es uno de los palacios más impresionantes del mundo. Fue mandado construir por Luis XIV y se mantuvo como residencia real durante diferentes etapas de la monarquía francesa. Incluso Napoleón utilizó este lugar como residencia de verano.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by 子安anan (@z0ananan)

El precio de la entrada general a Versalles es de 21,50 euros. El acceso a los jardines es gratuito, excepto los días de Grandes Aguas y Jardines Musicales.

La historia de Versalles es apasionante y no es igual visitarlo por tu cuenta que hacerlo de la mano de guías especializados que te vayan contando los detalles más curiosos de este palacio. Sin duda, si te gusta la historia, te recomendamos que hagas una visita guiada.

Un día de niños en Disneyland® París

No importa la edad, a quienes les gusta Disney®, ir a sus parques de atracciones siempre es un sueño que les transporta a su más tierna infancia. Que no te de vergüenza, aprovecha tu viaje a París para sacar el niño o la niña que llevas dentro y disfruta al máximo de un día de diversión en el que volverás a sentirte como en tu infancia.

El parque de Disneyland® París se encuentra muy bien comunicado desde el centro de la ciudad, a menos de una hora en tren, por lo que puedes ir y volver sin problema en un día. Te aconsejamos levantarte pronto para aprovechar al máximo el día, ya que dependiendo de cuándo vayas puedes encontrarte con mucha fila en las atracciones.

Además, si quieres ir de una forma más cómoda, puedes contratar nuestra excursión a Disneyland® París, que incluye el transporte de ida y vuelta y la entrada al parque temático Disneyland® o a Walt Disney Studios®, ¡el que más te apetezca!

Cosas que saber antes de visitar París

Ciudad de Paris en el atardecer

Mejor época para visitar París

Como siempre decimos, la respuesta a cuándo es mejor visitar París depende mucho de los gustos de cada persona. Por ejemplo, en invierno el tiempo es bastante frío en París, con temperaturas que pueden rozar los cero grados. Esto hace que muchas personas decidan no ir durante esas fechas y que otros aprovechen para encontrarse una ciudad con menos turistas (aunque en el caso de París, es de esos destinos que siempre está repleto de gente). En verano hace muy buen tiempo (incluso bastante calor) y es la temporada alta de visitas turísticas. Si no te importa que haya mucha gente y prefieres una temperatura moderada, visita París en primavera o a principios de otoño.

Consejos de transporte y movilidad

Como ocurre con las principales ciudades europeas, París cuenta con un sistema de transporte público excelente en el que te podrás mover sin problema. Antes de ir, analiza bien cuántos días vas a estar y cuánto vas a tener que tomar ciertos medios de transporte como el metro. Así, podrás saber si te conviene más comprar tarjetas con un viaje simple, con 10 viajes o con pases de un día completo.

Información sobre la moneda y el idioma

Francia pertenece a la zona euro, por lo que la moneda que utilizan es el euro, común con muchos otros países de este continente. En cuanto al idioma, la única lengua oficial de este país es el francés, sin embargo en ciertas zonas del país se hablan también otros idiomas como el vasco o el gascón.

Paris Pass

Una forma de hacer que tu viaje te salga más económico es aprovechar el Paris Pass. Antes de visitar la ciudad, te recomendamos que anotes los lugares que quieres visitar junto al precio de la entrada y analices si te conviene comprar el Paris Pass, una tarjeta turística que incluye el acceso a diferentes atractivos de la ciudad.

Preguntas frecuentes

¿Cuántos días se recomiendan para visitar París?

Como has visto a lo largo de este artículo, en París y en sus alrededores hay muchísimas cosas que visitar (¡y eso que no te hemos contado todo!), así que te recomendamos que reserves al menos cuatro días para recorrer la capital francesa. Si organizas bien cada día, podrás ver los puntos más importantes.

¿Qué platos típicos debería probar?

La gastronomía francesa ha sido galardonada durante muchos años como la mejor del mundo. Aquí encontrarás una amplia variedad de platos, algunos de ellos seguramente no los habrás probado en la vida y quizá te resulten un poco extraños, como los caracoles, y otros te recordarán a películas de dibujos, como el ratatouille. Por supuesto, no te vayas sin comer unas buenas ostras, sin ponerte hasta arriba de los mejores quesos y sin degustar vinos exquisitos a precios increíblemente bajos.

¿Es necesario hablar francés para visitar París?

A los franceses y en especial a los parisinos les gusta mucho su lengua por lo que, aunque están acostumbrados a recibir visitas y a hablar en inglés con los turistas, les encantará si puedes comunicarte en francés o si, por lo menos, haces el esfuerzo de aprender las palabras básicas.

¿Cómo llegar del aeropuerto de París al centro de la ciudad?

Para llegar a la ciudad de París, puedes volar a tres aeropuertos diferentes. Aquí te contamos cómo llegar del aeropuerto a París (y viceversa) en orden de más lejano a más cercano.

  • Aeropuerto de París – Orly: está ubicado a unos 15 kilómetros al sur de la ciudad y puedes llegar en transporte público con la línea C de RER (tren) más un tranvía o un bus. Aunque sea el más cercano, el trayecto en transporte público, de alrededor de una hora, dura más que al aeropuerto de Charles de Gaulle.
  • Aeropuerto de París – Charles de Gaulle: se encuentra a unos 25 kilómetros al norte de París y puedes llegar en transporte público con la línea B de RER en tan solo media hora.

Aeropuerto de Beauvais: aunque está a 85 kilómetros al norte de la ciudad, es usado por muchos turistas ya que aquí llega Ryanair, una de las compañías de bajo coste más conocidas de Europa. Llegar hasta aquí es más complicado porque hay que tomar un bus y un tren. Sin embargo, el aeropuerto cuenta con unos buses directos que tardan 1 hora y 15 minutos en llegar a la ciudad y que tienen un precio de 16,90 euros (ida) y 29,90 euros si compras ida y vuelta.


¿Conoces otros lugares y consejos sobre París que debiésemos agregar a este artículo? ¡Comparte tus tips con nuestra comunidad de viajeros!


Si te gustó este artículo y la información que encontraste, ¡regálanos 5 estrellas!

[ec_stars_rating]


Si te gusta viajar, descubriendo nuevos lugares y personas, te interesarán nuestras redes sociales.