Todas

10 cerros y montañas de colores de Sudamérica

10 cerros y montañas de colores de Sudamérica
10 cerros y montañas de colores de Sudamérica, 5 / 5 (9 votos)

Ni las mejores obras de arte se comparan con algunos de los paisajes de la naturaleza. Ciertamente, esta idea se aplica a las montañas o cerros de colores que de pronto se dejan aparecer en los lugares más recónditos del planeta. Sudamérica es un continente repleto de montañas, y en este artículo quisimos reunir a sus ejemplares más coloridos, en orden aleatorio, para inspirar tus futuros viajes. Foto de portada por @leandroserapio


1. Volcán Tunupa, Bolivia

@jouls_photography

Cambiando de colores mientras transcurre el día, el Volcán Tunupa descansa justo en frente del inmenso Salar de Uyuni. Con tonos cremas, verdes, blanco y azules óxido, este gigante es una montaña sagrada llamada así en honor al Dios del Trueno Tunupa, creador de la naturaleza y maestro del orden del mundo.

Cómo llegar: En Oruro, debes dirigirte al pueblo Salinas de Garci Mendoza, desde donde te adentras por el Salar de Uyuni hasta Jiria, situado a orillas del salar y en la base del volcán. Desde el pueblo hay un camino por el que asciendes unas 3 horas y media hasta el cráter del volcán.

2. Los Yuracocha, Perú

@patri.eg

Los Yuracochas son una cadena de cerros que se encuentran unidos, con cada cumbre ubicada por sobre los 5000 msnm de los Andes Centrales. Se le conoce como el Vinicunca Limeño, debido a su impresionante parecido con la Montaña Arcoíris de Cusco. Desde desde sus cimas se puede apreciar al Nevado Rajuntay, la laguna Yuracocha y toda la belleza de la Sierra peruana.

Cómo llegar: Desde Lima debes dirigirte por 3 horas hacia el Distrito de San Mateo, provincia de Huarochirí. Se recomienda pasar la noche aquí, para al día siguiente iniciar la caminata de 6 horas hacia Los Yuracochas.

3. Valle Pintado, Argentina

@miaventuraviajando

El Valle Pintado está inserto dentro del Parque Provincial Ischigualasto, en la Provincia argentina de San Juan. Ischigualasto, que significa “sin vida”, fue una antigua laguna de la época triásica, donde se han encontrado numerosos fósiles de dinosaurios. Las capas de arena del Valle Pintado hablan del paso del tiempo gracias a sus hipnotizantes tonos multicolor.

Cómo llegar: Puedes acceder a Ischigualasto por la Ruta Nacional 150 desde la ciudad de San José de Jáchal. La ruta está en muy buen estado y debes recorrerla por 133km hasta la entrada al parque.

4. Cerro Milagro, Chile

Cerro de diversos tonos bajo cielo azul@chile_estuyo

El Cerro Milagro está cerca de Putre, un pueblo enclavado en plena coordillera de la Región de Arica y Parinacota. Cuenta la leyenda que una mujer embarazada cruzaba el cerro cuando de pronto se vio superada por las ganas de nacer de su hijo. Agotada y con mucho dolor, encontró una cueva y se echó sobre una manta. De pronto apareció un puma, que en vez de convertir a la mujer y su hijo en alimento, pasó la noche junto a ellos protegiéndolos del frío. ¿Cabe alguna duda de por qué el Cerro Milagro se llama así?

Cómo llegar: Desde Putre dirigirse en vehículo hasta el sector Las Cuevas, luego avanzar por camino de tierra hasta la base del Cerro Milagro. El trayecto dura aproximadamente 1 hora.

5. Palcoyo, Perú

montaña arcoiris palcoyo@oktagon

De colores ocres y rojos, con franjas verdes, azules y blancas, la deslumbrante Cordillera de Colores Palcoyo es visitada por unos pocos viajeros al día. Palcoyo llama la atención no sólo por su parentesco a Vinicunca, si no porque en realidad se trata de multiples montañas arcoíris que conviven en este hermoso rincón de la serranía andina.

Cómo llegar: Desde Cusco se debe viajar en vehículo unas 3 horas hacia el sureste en dirección al Distrito de Combapata, donde luego tomas un camino de tierra a la izquierda y continúas por aproximadamente 1 hora hasta llegar al estacionamiento donde inicias la caminata. En Denomades contamos con un tour a la montaña arcoíris de Palcoyo desde Cusco.


banner salar de uyuni

6. Serranía de Hornocal, Argentina

Nuestra foto de portada y definitivamente uno de los paisajes más asombrosos de Argentina. La Serranía de Hornocal llama la atención no sólo por sus coloridos minerales, sino que también por sus cerros de forma triangular, que zigzaguean en un espectacular patrón casi matemático a lo largo del cordón montañoso que supera los 4.700 msnm.

Cómo llegar: Saliendo de la ciudad de Humahuaca, se debe cruzar el río Grande por el puente cercano al terminal de buses. Se toma la ruta provincial 73 hacia Santa Ana y son unos 20 kilómetros hasta llegar a la zona llana desde donde puedes observar la serranía.

7. Montaña de los Siete Colores, Bolivia

@ignacio_palacios_ip

Muy poco conocida, la Montaña de Siete Colores se encuentra en pleno altiplano boliviano, específicamente dentro de la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa. Sobre los 4 mil msnm, la montaña protege las 715 mil hectáreas de la reserva natural y a sus especies endémicas.

Cómo llegar: El acceso está restringido a empresas turísticas autorizadas, por lo que no puedes acceder por tu cuenta. En nuestro tour al Salar de Uyuni desde San Pedro de Atacama, pasamos por la Reserva Eduardo Abaroa, en donde además se visitan los Geyseres Sol de Mañana, el Desierto Salvador Dalí, el Árbol Piedra, entre otros.

8. Valle del Arcoíris, Chile

En el Desierto de Atacama, específicamente en la cuenca del Río Grande, el Valle del Arcoíris es un lugar que parece sacado de un sueño. No solo por la variedad de sus colores ocres, rojos, blancos, amarillos y verdes, sino también por las formas de las rocas esculpidas por los elementos durante miles de años.

Cómo llegar: Se encuentra a unos 90km de San Pedro, dirigiéndose en dirección a Calama. En Denomades tenemos un tour al Valle del Arcoíris desde San Pedro de Atacama, que además incluye una visita a Yerbas Buenas, donde se encuentran los petroglifos más destacados de la región.

9. Cerro de los Siete Colores, Argentina

Declarado Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad en 2003 por la Unesco, este increíble lugar de la provincia de Jujuy combina su enorme Cerro de Siete Colores con la arquitectura colonial y precolombina de Purmamarca. De hecho, es uno de los mejores para descubrir la Argentina indígena y su cultura omaguaca.

Cómo llegar: Dentro de Jujuy, debes dirigirte a la localidad de Purmamarca, desde donde es visible la quebrada. En Denomades tenemos un tour por la Quebrada de Humahuaca que además incluye una visita por el pueblo y ruinas de Tilcara, Uquia y San Salvador de Jujuy.

10. Montaña Arcoíris Vinicunca, Perú

@jordanhammond

La reina de las montañas de colores en Sudamérica, Vinicunca fue descubierta recién en 2015. Situada en la cordillera de Vilcanota, Vinicunca se encuentra a poca distancia del majestuoso nevado Ausangate, el cual puedes observar desde su cumbre. La caminata para llegar a esta montaña de colores es alucinante, y si cuentas con tiempo, te recomendamos visitar además el Valle Rojo que se encuentra justo detrás de este tesoro geológico

Cómo llegar: Desde Cusco debes dirigirte al sur hasta llegar a Combapata. Justo antes de llegar al pueblo debes doblar a la izquierda y seguir por el camino de tierra hasta un estacionamiento. Hay señalización clara durante la ruta. También puedes contratar nuestro trekking a la Montaña Arcoíris Vinicunca desde Cusco.


¿Conoces otras montañas o cerros de colores que debiésemos agregar a nuestra lista? ¡Comparte tus tips con nuestra comunidad de viajeros!


Si te gustó este artículo y la información que encontraste, ¡regálanos 5 estrellas!

10 cerros y montañas de colores de Sudamérica, 5 / 5 (9 votos)

Si te gusta viajar, descubriendo nuevos lugares y personas, te interesarán nuestras redes sociales.


Trekking Salkantay

(Visited 3.628 times, 2 visits today)
Todas

Amante de la flora y fauna del mundo. Lo que más me gusta es encontrarme con la mirada de un animal que nunca antes había visto.

Más en Todas